jump to navigation

Esto 04/26/2010

Posted by MAT in Critic, Filosofía, geográfico, Philosophy, Social, sociedad.
trackback

El post se llamaría Reflexiones sobre… o El fin de milenio en ojos de un filosofista o El presente leibnitziano. Pero, es sobre una inquietud de la vida que escala a mis ideas. Ayer murió Paul Schäfer, ex combatiente de la Wehrmacht, lider carismático seudo-evangélico, pederasta múltiple y colaborador activo del Régimen de Pinochet en la persecución política. Solo 7 personas asistieron a su entierro en una tumba sin señales de identidad. Despreciado por la misma Alemania que hace décadas saludaba entusiasta los devaríos de Hitler.

Hitler hace pocos días cumplió 111 años.Hijo de un bávaro hijo ilegítimo (de apellido Hütter [hut=sombrero], Hiedler o Hitler ¿quien sabe?) que murió tempranamente en la vida de Adolf y Klara, una mujer como las que antes se promovía: buena ama de casa, de los hijos y resistente ante las inclemencias vitales (3 hijos menores de 1 año, murieron antes de Adolf). Hoy las mujeres no esperan sólo porque nacieron del lado XX de la humanidad, exigen su derecho a los mismos espacios masculinos que les estaban vedados. Hitler mismo nació en un pueblo en lo que entonces era el Imperio Austro-Húngaro. Hoy ese imperio dejó un archipiélago de estados-naciones con más o menos historia, con o sin identidad común.  Además el 2008 se cumplieron 40 años (tantos!) de la revuelta parisina de Mayo del 68, que tuvo no sólo repercusión espacial (en otros países occidentales) sino generacional (make love not war-generation). El año pasado, 2009, se cumplieron 20 años de la caída del muro de Berlín, 20 años del fin del conflicto bipolar, por walkover de uno de los contendientes. ¿Que liga a Hitler, Schäfer o el Muro de Berlín? Lo mismo que los divide: la historia.

Hoy sería difícil quizás que un joven postulante a la Academia de Bellas Artes de Viena, después de ser rechazado, termine fundando un partido político y embarque a un continente en una rápida y destructiva guerra internacional. A lo más tiraría unas piedras al frontis hasta ser correteado por los guardias de seguridad o la policía. O se quedaría en su casa, llorando y escuchando a Placebo, mientras se pega un cabezazo contra la pared y su madre lo calma con leche y galletitas. Pensamos que hoy la gente no es tan ilusa para dejarse engañar tantos años por un embaucador religioso-sexual como Schäfer, que ya desaparece esa generación del sacrificio personal por una entelequia colectiva. Incluso, que la promesa de mentes libres y amor libre parece un poco disparatadas a generaciones más conservadoras y serias, o un cuento para gente que hoy está muy ocupada. ¿Ocupada con qué?

Ocupada en Esto, este desierto ideológico que vivimos, este mundo convertido en supermercado, este pasar los días bajo la luz de los letretos electrónicos de las Bolsas mundiales, este nadar en el nuevo horizonte colectivo: el dinero. Incluso los más duros, los que todavía creen en alternativas extremas al capitalismo (como Cuba o Corea del Norte) por algún lado hacen su significativa contribución al comercio mundial. Comercio libre como el mar que atraviesa el planeta e inunda todas las costas. En este páramo donde cada uno se siente el ser más especial del mundo, el numero uno, gracias a la publicidad y la individualización. Donde si mi vecino se enferma sólo importa si tose hacia mi ventana. Donde todo sueño, toda idea se deshace en las manos de predicadores impotentes.

ESTO

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: