jump to navigation

Terremoto Chile, 27 de Febrero de 2010 03/08/2010

Posted by MAT in crisis, Critic, disaster, geográfico, Philosophy.
trackback

Pensando en que escribir, empezaré con la experiencia del terremoto y luego algunas observaciones que quería escribir en Marsconceptus79.

La experiencia del terremoto

Casi despierto algunos minutos antes, porque estaba durmiendo intranquilo (¿calor, la frazada quizás? no recuerdo) cuando caí en ese letargo semiconciente llamado vigilia. La vigilia terminó con el primer temblor. Primero, un temblor debil y persistente, que cobró fuerza a medida pasaban los segundos. Corriendo en pijama y sandalias al patio interior, mientras mi madre y tía hacían lo mismo. Llanto, un puerta con cerrojo para abrir, rezos por ellas y salir del sueño para mi. Mientras el temblor tomaba dimensiones épicas de ruido subterráneo, un pájaro piaba despierto, las ramas de los arboles se movían y el suelo se batía firme. A lo lejos las luces de los cortocircuitos y un trueno de la explosión e incendio en Colina.  

La tierra disminuía su intensidad, en minuto y medio se sentía más largo por la inercia de las cosas. Ni sentimos la primera réplica (6.9 Richter). Terminamos en el porsche trasero al lado de la puerta, abrigados sin querer entrar y sacando cosas para vestirnos malamente. Cuando salimos a la calle, la oscuridad rota por las luces de algunos autos. La radio de un vecino decía: 8.3 y el polvo levantado difuminaba la vista. Luego, entrar, despejar el camino de objetos y prendimos velas. Para terminar con la familia de mi hermano de refugiados. 

Hacia atrás y hacia adelante

Chile tiene una larga historia de terremotos. Es un país asentado en una zona activa sísmicamente, ha sido moldeado por la orogénesis de los Andes y de la Cordillera de la Costa, por glaciares y volcanes. Desde el siglo XVI hay registro de grandes terremotos. Pero, no es lo mismo un país con 7 millones de habitantes (en una Concepción más pequeña entonces) que el nuestro con más de 16 millones, con metrópolis como esa ciudad y Viña del Mar-Valparaíso. Por ello, a pesar que el terremoto fue menor en grados, al de Valdivia en los ’60, la población afectada fue considerablemente mayor. Realmente es abrumadora la región dañada, por la cantidad de personas, bienes, empresas, caminos, animales, etc afectados. Es como si Chile entero hubiese sido sacudido y ese sacudón arrastrara a millones de personas que pensaban en el fin del verano.

Nuestra presidenta coordinando a nivel central el Gobierno, antes de las críticas cruzadas a ONEMI y el SHOA de la Armada de Chile por aviso de tsunami

Dejando atrás las polémicas por el número e identidad de las víctimas del terremoto con tsunami en el sur, de la rapidez de la ayuda y de la actuación del Gobierno. Pretendo concentrarme en asuntos que me asaltaron los días siguientes y siguen asaltandome:

  1. El tema del estado de catástrofe decretado finalmente por la Presidenta, con toque de queda aún vigente para Maule y Bio Bio. Esta discusión la inicié con  Marcelo Brunet y la continué con J. Cabrejos (twitero: JotaC) y Cesar Reyna (Edmundo_Dantes). Brunet es partidario de equiparar los Estados de excepción constitucional para que la intervención de las FF.AA. sea protegida legalmente, ante la variedad de escenarios que se pueden presentar. Bueno, este abogado también es partidario de los liderazgos políticos jerarquicos, de la primacía del mérito sobre los reconocimientos basados en minorías políticas y otras posturas. JotaC defendía la condición de último recurso, del despliege militar en zona de catástrofe, debido a su inefectividad en el manejo de la población en la inseguridad. Para allá va mi propuesta, lo que se produjo en Concepción y comunas aledañas no fue un vacío de poder como curiosamente lo dijeron periodistas . No hubo un vacío político, nuestra transición electoral marcha, el 11 de Marzo habrá un sobrio traspaso de poder político de una coalición a otra y la Presidenta no ha dejado de tener la última palabra en ningún momento. Ese es el análisis político. Lo que creo ocurrió tomándome de las palabras de El Mostrador fue desborde de la autoridad policial (que se hizo poca), mas bien un lapso de inseguridad. Vemos que el Ejército la Armada junto con las Fuerzas de seguridad controlan el área más conflictiva (Gran Concepción y ciudades del Maule). Mi propuesta va en el sentido de repensar estos Estados (regulados por la Constitución Política y la Ley 18415 Organica Constitucional de estados de excepción) para la variedad de problemas que enfrentamos dentro y fuera de Chile. Si bien es necesario que el control del orden público y la seguridad interna lo desarrolle Carabineros, PDI apoyados por las FF.AA. creo que Estados como el de catástrofe, que es menos restrictivo que otros, no puede ser manejado con el mismo criterio del Estado de sitio ante una amenaza armada (guerrilla). No se hace tan necesario restringir todas las libertades económicas (propiedad, trabajo, empresa) para controlar un grupo humano que esté en una zona afectada por una inundación o la dispersión aérea de material radioactivo. Quizas lo más necesario es que los efectivos del Ejército ayuden a controlar la gente y derivar hacia un lugar seguro o descontaminado, no necesariamente desplegarse como si fuese una batalla. Este debate no ha aparecido en Chile y creo necesario para los días siguientes.
  2. Mientras la Concertación y el Gobierno entrante pactan un acuerdo de ayuda mutua al país y no beligerancia, otro tema son las líneas de esta Reconstrucción (como nueva etapa de la competencia en nuestro sistema de partidos políticos). Se calcula que costará hasta un 15% del PIB o alrededor de 30 mil millones de pesos. Eso en lo macro, en el costo en infraestructura pública y privada, de empresas que deberán repararse en la zona dañada. Pero, es una mirada de la destrucción del Terremoto de 2010. Pienso en las vidas y empresas de personas comunes y corrientes, de trayectorias escolares afectadas, de personas que lograban salir de la pobreza o mejorar su calidad de vida, confiados en la seguridad de hogares que no están (costa de las regiones afectadas). De cárceles dañadas y desconfianza entre gendarmes y presos, de menores de edad que cometieron delitos y el trabajo perdido de inserción social. A pesar que las policías hayan actuado en conjunto con las FF.AA. y reporten avances

Carabineros detienen culpables de saqueo en Quilicura

Los buenos capturan los malos

 

Acá había una foto de unos soldados haciendo guardia en aquellos días de caos e inseguridad
Quedan pueblos, patrimonio arquitectónico, esperanzas rotas, trabajos por reconstruir. Queda construir de nuevo un país con una mirada antisísmica, antiestafa (edificios nuevos), antianómica (saqueos y desafección por la suerte del propio territorio) y finalmente, antidesigual. Desigualdad entre afortunados y perdedores, entre Santiago y las regiones, entre los que ganan la elección y los que la pierden, entre los que tienen cultura y los que no.

Tal como lo dice, en parte, el siguiente artículo de la revista mexicana

Emeequis

<—Este post participó en el concurso 2010 de Global Voices—>

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: